Beneficios de la financiación privada para proyectos inmobiliarios

Los proyectos inmobiliarios se caracterizan por estar compuestos por numerosas etapas, las cuales podrían terminar perjudicadas a causa de falta de inversión o financiación, al igual que por retrasos en los pagos de proveedores, crisis financieras y muchos otros motivos que podrían hacer que el promotor no cuente con suficiente liquidez.

En el pasado, solía ser habitual que los promotores tuvieran acceso fácilmente a la financiación que necesitaban para comenzar y/o finalizar sus proyectos inmobiliarios al acudir a la bancaria tradicional, sobre todo en aquella época en la que el sector de la construcción era el que lideraba y fomentaba el crecimiento del PIB en el país.

No obstante, actualmente, las cosas son diferentes y los bancos no suelen ofrecer financiación para proyectos inmobiliarios.

Afortunadamente, cuando la banca tradicional no se encuentra dispuesta a ofrecer el financiamiento solicitado, los promotores tienen la posibilidad de acudir a la financiación para promotores con el fin de conseguir la liquidez que requieren para sus proyectos inmobiliarios y al mismo tiempo, aprovechar los beneficios de este tipo de financiamiento, de los cuales hablaremos a continuación.

¿En qué consiste la financiación privada para proyectos inmobiliarios?

Al hablar de financiación privada para proyectos inmobiliarios, se hace referencia al apoyo económico a través de préstamos de capital privado, que los promotores tienen la posibilidad de obtener para llevar a cabo sus proyectos inmobiliarios, independientemente de la fase donde se encuentre ese proyecto.

Por lo general, al momento de llevar a cabo una gran promoción inmobiliaria las cual exija una considerable inversión, puede ocurrir que los promotores no cuenten con la liquidez suficiente para poder hacer frente a todo el proyecto, y al acudir a la banca tradicional se encuentran con numerosas condiciones que son difíciles de cumplir y hacen que la obtención de crédito necesario sea casi imposible.

Es precisamente en esos casos, donde la financiación privada se presenta como una excelente alternativa, y es que este tipo de financiamiento para proyectos inmobiliarios se encuentra especialmente destinada tanto a constructores como a empresarios que requieren de cierta liquidez para empezar o culminar sus obras.

¿Qué beneficios ofrece la financiación privada a proyectos inmobiliarios?

La financiación privada normalmente acompaña a los proyectos enfocados en la promoción inmobiliaria, algo que se debe a que este tipo de financiamiento puede ofrecer ciertas facilidades y ventajas que la banca tradicional no ofrece, incluyendo por ejemplo, los siguientes beneficios:

1.      Respuesta rápida

Todo el proceso que se lleva a cabo para gestionar la financiación privada se realiza con una gran agilidad y rapidez, lo cual permite que las entidades de financiamiento puedan ofrecer a los promotores una respuesta rápida luego de que estos lleven a cabo su solicitud de liquidez, y es que se trata de una operación más sencilla y rápida, la cual no requiere mucha burocracia y tiene requisitos mínimos.

2.      Flexibilidad para la devolución

A través de los préstamos a promotores proporcionados por la financiación privada para proyectos inmobiliarios, cada uno de los prestatarios tienen la posibilidad de trazar el modo de pago que se ajuste de mejor forma a sus necesidades, optando por aquellas cuotas y carencias que les resulten más provechosas.

3.      No existe un límite de liquidez

Al momento de solicitar financiación privada para proyectos inmobiliarios, existe la posibilidad de solicitar tanto dinero como sea necesario, ya que no existe límite. Y es que, en realidad, todo dependerá del valor que tenga la propiedad presentada como garantía de pago.

Además, en aquellos casos donde el importe de la financiación privada no supera el 45% del valor de la garantía, los promotores tienen la oportunidad de conseguir el dinero que necesitan en poco tiempo.

4.      Seguridad y transparencia

Con el paso del tiempo, la financiación privada ha logrado convertirse en una alternativa mucho más segura, regulada, popular y solicitada, siendo similar al tipo de financiamiento que ofrece la banca tradicional.

Además, debido a la implementación de ciertas leyes, también destaca por proporcionar una gran transparencia en cada operación.

5.      No importa la inclusión en CIRBE o el estado de morosidad

La financiación privada se caracteriza por no recogerse dentro del CIRBE; por lo que a la hora de analizar la viabilidad de cada operación, las entidades financieras no suelen tomar en consideración si los prestatarios se encuentran incluidos dentro de algún registro de morosos, ya sea RAI o ASNEF.

6.      No existen productos vinculados

Al momento de acudir a la financiación privada con el fin de obtener dinero para proyectos inmobiliarios, no hay que preocuparse por tener que hacer frente a ningún tipo de gasto extra obligatorio, ya que al recurrir a esta alternativa de financiamiento no es necesario contratar algún seguro, tarjeta o producto vinculado.

7.      Implicación del inversionista

Finalmente, aunque no por eso menos importante, la alternativa de la financiación privada destaca por el hecho de poder incluir, de igual manera, la participación de los inversionistas dentro del proyecto inmobiliario.

En este sentido, si bien en aquellos casos donde la banca ofrece créditos normalmente no proporciona ningún tipo de asistencia adicional, lo cierto es que los inversionistas privados además de otorgar el dinero solicitado, también podrían ofrecer orientación y alguna otra clase de asistencia que pueda ser beneficiosa para garantizar el éxito cada proyecto.

En conclusión y como es posible ver, la financiación privada se presenta como una gran alternativa a la hora buscar financiamiento para poder llevar a cabo cualquier tipo de proyectos inmobiliarios, especialmente debido a los beneficios que puede ofrecer.

admin